top of page
LUG00971.jpg
  • Foto del escritorYoe Carrero

Miedo a los migrantes: ¿infundado o real y justificado?

Actualizado: 30 oct 2023

Existen razones para pensar que con la llegada de migrantes a algunos países se aumenta la delincuencia. Sin embargo, diversos estudios alrededor del mundo y los datos que estos han arrojado no concuerdan con esa percepción. De hecho, muchas investigaciones han llegado a la conclusión de que la idea que se tiene de que los migrantes son la causa de la delincuencia es infundada o consecuencia de reportajes sesgados a conveniencia en medios de comunicación sensacionalistas sobre las estadísticas relacionadas con delitos por parte de extranjeros. Es decir, algo o alguien se encarga de que pensemos eso así no sea del todo cierto y sin dar todo el contexto.


Lo que sí es cierto es que toda migración tiene la capacidad de aumentar la población y, de esta forma, aumentar la presión en problemáticas ya existentes en cuanto a trabajo, economía, relaciones sociales, delincuencia, déficit de vivienda etc. Todo esto repercute en el aumento de la preocupación y, en muchos casos, en el miedo a la llegada de migrantes, pues se pueden presentar choques entre migrantes y ciudadanos nativos a la hora de competir por el acceso a servicios en algún territorio.


Por lo anterior, se puede entender y considerar como normal el miedo de cualquier sociedad a la llegada de migrantes a su territorio, así como también que este miedo se vea aumentado cuando la población migrante es consecuencia de una crisis que ha hecho que casi ocho millones de personas salgan de su país, es decir que se está ante una crisis migratoria masiva. Sin embargo, es importante entender cuándo ese miedo deja de ser parte natural de una dinámica latente para convertirse en un elemento que justifica dinámicas de rechazo hacia la población migrante, discursos de odio, titulares que incitan indirectamente a la xenofobia y que termina en una crisis que interfiere en la integración de los migrantes.


los inmigrantes son buenos

LA CUESTIONANTE VENEZOLANA


El comportamiento de algunos venezolanos en el exterior sigue siendo noticia y tendencia, situación que, en parte, es consecuencia de la exposición de algunos migrantes en medios de comunicación y redes sociales. Y ¿Cómo no sería noticia si cada día se registran decenas de miles de personas cruzando fronteras y atravesando peligrosas rutas migratorias? El problema ha sido que junto con esas miles de personas que cruzan a diario distintas fronteras alrededor del mundo también ha aumentado el discurso de que los migrantes que han llegado recientemente a Estados Unidos son “en su mayoría” personas con malas intenciones y delincuentes.


Esta narrativa se ha dado alrededor de algunos videos virales en redes sociales y de noticias sobre migrantes conduciendo motos de forma peligrosa y sin la documentación requerida. Sin embargo, estos videos por si solos no demuestran un porcentaje de cuántos migrantes están involucrados en actos delictivos ni la frecuencia con la que se están generando, aun cuando nos parezca repetitivo o suficiente para sacar conclusiones. En cambio, estos discursos, noticias y réplicas tan repetitivas están aumentando considerablemente la percepción negativa de los migrantes.



EL PAPEL DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y LAS REDES SOCIALES EN LA PERCEPCIÓN DE LA POBLACIÓN MIGRANTE


El miedo es uno de los sentimientos con los que históricamente más han jugado a su favor los medios de comunicación. Esto no es un secreto para nadie, pues existen miles de estudios alrededor de esto y hasta en escuelas de comunicación enseñan cómo jugar con este y otros sentimientos. Pero, como todo, las formas de comunicar van evolucionando y lo que probablemente se usó con una buena intención en el pasado puede que en el presente esté causando problemas. En esta oportunidad, los medios de comunicación y el contenido de algunos comunicadores en redes sociales están generando picos de xenofobia.


Los medios digitales y las redes sociales son esas herramientas que desde que llegaron empezaron a cambiarlo todo. Pero no es sino hasta que empezamos a descifrar cómo nos puede atrapar el algoritmo que nos volvemos fanáticos de investigar qué es lo que está consumiendo la gente en redes, qué están buscando o cuáles son las palabras claves más populares para lograr visibilidad. De tal forma que, así como es útil para lograr denunciar hechos importantes en tiempo récord, en muchas otras oportunidades se hacen videos sin contexto y solo con unas cuantas palabras o nombres populares para lograr alcance y que ese contenido sea compartido. Esto último y la rapidez con la que ahora nos obligan las redes sociales a compartir algo puede causar desinformación y distorsión de la realidad.


Lamentablemente la etiqueta “migración venezolana” sigue teniendo un importante volumen de búsqueda y esto lo saben los medios de comunicación y quienes tienen, aunque sea poco, conocimiento en redes sociales. Por lo tanto, se han compartido de forma indiscriminada noticias que involucran a venezolanos en el exterior con hechos negativos. Cada vez que estos videos y noticias se vuelven virales son repetidos una y otra vez, tanto por medios de comunicación como por comunicadores independientes y personas que libremente opinan, aprovechando el empuje y visibilidad que les puede dar el tema, pero también haciendo que se amplifique la percepción de la participación que realmente tienen los migrantes en estos escenarios (BID,2023)



EL PROBLEMA Y A QUIENES AFECTA


Aunque la cantidad de videos y personas en particular que están involucradas en acciones cuestionables no representa un número considerable como para afirmar que sea una situación generalizada, la percepción es la contraria. El problema es que, como se menciona en el más reciente informe de la organización Barómetro de Xenofobia y en el resultado de una investigación reciente del BID y el PNUD, la percepción negativa que actualmente predomina en la opinión pública está formada con base en información sesgada o falsa. Al mismo tiempo, diariamente se apresuran en las redes a sacar conclusiones respecto a la nacionalidad de cualquier persona involucrada en un delito atribuyéndolo a ciudadanos venezolanos. Incluso, el mayor pico de xenofobia en redes sociales reportado en 2022 se debió al homicidio de un joven que fue atribuido de manera errónea y precipitada a un ciudadano venezolano. Posteriormente se confirmó que el responsable había sido un colombiano de la costa. Sin embargo, el discurso sobre la responsabilidad que había tenido un migrante en este delito ya estaba posicionado en las redes afectando fuertemente en la percepción de la ciudadanía.

picos de xenofobia

Fuente: “La nueva conversación de migración en la región: El Darién y la participación política, los dos temas que están cambiando la conversación” por Barómetro de Xenofobia, 2023


Este tipo de picos de xenofobia generados por temas tendencia en redes sociales se ha convertido en un desafío para la integración de los migrantes en países de acogida. Pues, si bien las políticas públicas en materia migratoria y las respuestas gubernamentales para la integración de los migrantes es importante, también es importante que se den las condiciones sociales que permitan que dicha integración sea sostenible. El exceso de información alrededor de narrativas negativas que involucran a la población venezolana está entorpeciendo este proceso, así como algunos medios y comunicadores están sumando cargas a estos discursos que generan cada día más prejuicios sobre la población migrante y, con esto, el rechazo.



DERECHO A OPINAR VS EL COSTO DE OPINAR EN EL CONTEXTO DE UNA CRISIS MIGRATORIA


Es cierto que toda persona es libre de expresar sus opiniones alrededor de cualquier fenómeno social y de manifestar su descontento si existe algún motivo que le incomode. Pero, en el contexto de una crisis migratoria como la que sigue viviendo Venezuela, es importante evaluar las consecuencias que una opinión pueda traer a toda la población migrante que, actualmente, engloba a más de 7.5 millones de personas.


Como es normal en cualquier movimiento migratorio, existen quienes buscan y consiguen migrar de formas regulares mientras que otros optan por opciones que para muchos no son las correctas y es dentro de esta población donde existen más riesgos de caer en actividades al margen de la ley. Sin embargo, el porcentaje de migrantes involucrados en actos delictivos no ha alcanzado un número que comprometa la seguridad o estabilidad de ninguna nación. Por ejemplo, en Colombia, país donde se encuentra el mayor número de migrantes venezolanos, se ha reportado que los hechos delincuenciales a manos de ciudadanos venezolanos no representan ni el 1% en el peor de los casos (Franco, 2021). Por tal motivo, afirmar que la migración sea una causa considerable en el aumento del delito no solo es falso, sino que genera dinámicas de xenofobia debido a que la réplica de esas opiniones aumenta los estigmas y prejuicios. De esta forma se puede ver afectada la totalidad de la población migrante sin ningún tipo de justificación más que percepciones sesgadas.

Dicho esto, tomando en cuenta que la asociación de la llegada de migrantes con un posible aumento de la criminalidad no tiene sustento ni datos que, hasta ahora, hayan sido comprobados y considerando que la percepción de los migrantes venezolanos está tan afectada, se hace incomprensible no solo que se instrumentalice la crisis migratoria para beneficios políticos como ya lo hemos visto en repetidas oportunidades, sino que también entre migrantes se esté generando una ola de rechazo debido a la viralidad de algunos personajes que claramente están utilizando la controversia para posicionarse en las redes.

Recordemos que exponernos entre venezolanos a través de las redes sociales solo aumenta y justifica discursos xenófobos, refuerza los prejuicios y las ideas negativas generalizadas sobre la migración por parte de la población receptora. Las redes sociales no discriminan y el imaginario colectivo que se tiene sobre los migrantes en picos de xenofobia tampoco. Para muchos no hay migrantes buenos y malos, solo migrantes y migrantes somos más de 7.5 millones de venezolanos (R4V, 2023).




Referencias


Franco, J. (2021). ¿Los sospechosos de siempre? Efectos de la migración irregular en la criminalidad. Revista Desarrollo y Sociedad, 3(89), 57-92. DOI: 10.13043/DYS.89.2


Banco Interamericano de Desarrollo. (2023, enero 17). Datos y recursos para responder al aumento de la xenofobia en América Latina y el Caribe https://blogs.iadb.org/migracion/es/laboratorio-percepcion-ciudadana-migracion-datos-y-recursos-xenofobia-en-america-latina-y-el-caribe/


Solórzano, S. (2021, agosto 22). Barómetro de Xenofobia registró aumento de 731% en discursos de odio en Colombia, La República de https://www.larepublica.co/economia/barometro-de-xenofobia-registro-aumento-de-731-en-discursos-de-odio-en-colombia-3220818


Otros recursos:


🚨 Inmigrantes venezolanos, crimen y percepciones falsas: Un análisis de los datos en Colombia, Perú y Chile: https://www.migrationpolicy.org/sites...

🚨 Inmigración y Delincuencia: file:///C:/Users/Yoe/Downloads/Dialnet-InmigracionYDelincuencia-2083371.pdf

🚨 Delincuencia e Inmigración: https://wol.iza.org/uploads/articles/...

🚨 Criminalidad y migración en el Área Metropolitana de Bucaramanga (Colombia). Un Análisis a partir de Series de Tiempo: https://repository.unab.edu.co/bitstr...

🚨 Inmigración y Delincuencia: Un problema acotado: https://www.cepchile.cl/wp-content/up...

🚨 Efecto de la Inmigración Sobre la Delincuencia en Chile: Un Análisis de Econometría Espacial: http://repositorio.udec.cl/jspui/bits...

🚨 Los mitos en el debate sobre migrantes, extranjeros y delincuencia: https://www.ciperchile.cl/2022/07/27/...

🚨 La delincuencia y la inmigración: dos fenómenos sin relación: https://www.eldiario.es/andalucia/nov...

🚨 Inmigración, delincuencia y las erróneas percepciones sobre el delito: https://www.ciperchile.cl/2021/05/08/...

🚨¿Es un factor real la inmigración en el aumento de delitos en Chile?: https://www.diarioconstitucional.cl/r...


Comments


bottom of page